CÁMARAS LINEALES

El concepto de barrido lineal se asocia a la construcción de una imagen línea a línea, utilizando un sensor lineal, de forma que la cámara se desplaza con respecto al objeto a capturar, o bien el objeto se desplaza con respecto a la cámara.

La utilización de cámaras lineales, sin ser compleja, requiere de una mayor experiencia en los entornos de visión que la utilización de cámaras matriciales.

La tecnología de cámaras lineales hace mucho tiempo que fue desarrollada para aplicaciones de inspección de materiales fabricados en continuo, como papel, tela, planchas metálicas, etc. Sin embargo, en la actualidad se está imponiendo en muchos otros procesos productivos y de inspección, que requieren alta resolución y / o alta velocidad a un precio competitivo.

Las cámaras lineales utilizan sensores lineales que acostumbran a tener entre los 512 y 16.000 elementos (píxeles), con una longitud lo más corta posible, y con una gran calidad con el fin de obtener la mejor sensibilidad y prestaciones.

El hecho de construir una imagen de alta calidad a partir de líneas individuales requiere un alto grado de precisión. La alineación y los sincronismos del sistema son críticos si se quiere obtener una imagen correcta del objeto a analizar.

El término inglés “web inspection” que aquí denominaremos inspección en continuo, se refiere a una inspección continua de productos como la tela, papel, vidrio, plancha de metal o cualquier producto de este estilo incluidos los de extrusión.

Este tipo de materiales no tienen un inicio y un fin definido, pudiendo tener una longitud indeterminada. Las cámaras lineales por tanto, pueden capturar una imagen de una anchura conocida (el tamaño del sensor) y de una longitud ilimitada.

Con la tecnología de cámaras lineales es posible capturar objetos de grandes dimensiones en una sola pasada, mientras que con cámaras matriciales este mismo objeto debería ser dividido en una secuencia de imágenes parciales.