ILUMINACIÓN POR LED

Un LED (Light-Emitting Diode), es un dispositivo semiconductor que emite luz incoherente de espectro reducido cuando se polariza de forma directa la unión p-n del mismo y circula por él una corriente eléctrica. Este fenómeno es una forma de electroluminiscencia. El color (longitud de onda), depende del material semiconductor empleado en la construcción del diodo y puede variar desde el ultravioleta, pasando por el visible, hasta el infrarrojo.
Actualmente, en la mayoría de aplicaciones de visión artificial, se utilizan los LED. Debido a su reducido tamaño, eficiencia energética y bajo precio, la iluminación LED es la que está siendo más utilizada en todo tipo de aplicaciones. Los LED proporcionan una intensidad de iluminación relativa a un coste muy interesante, y además tienen una larga vida, aproximadamente 100.000 horas.
Una de sus principales ventajas es que pueden diseñarse sistemas de iluminación de todo tipo tales como anillos, backlights, iluminadores puntuales, lineales,…
La intensidad de la iluminación continua por LED no es tan potente como otros tipos de iluminación, pero actualmente se están introduciendo los LED de alta intensidad, que incrementan, día a día, el rendimiento lumínico de estos sistemas.
La facilidad de utilizar los sistemas LED en modo estroboscópico, permite su utilización con todo tipo de cámaras y esta opción, además, se utiliza para incrementar la potencia lumínica, respetando la vida media de estos sistemas.
Los primeros sistemas basados en LED emitían únicamente luz de color rojo, pero actualmente se está extendiendo el uso de otros colores como infrarrojo, verde, azul, ultravioleta y blanco. Sin embargo, los LED rojos siguen siendo los más utilizados en los sistemas de visión, probablemente porque son los más fáciles de encontrar, los de más bajo coste y también porque la mayoría de cámaras son especialmente sensibles al espectro rojo.

CONTROL DE LA ILUMINACIÓN
Una de las consideraciones a tener en cuenta, cuando se desarrolla un sistema de visión industrial, es el ambiente de iluminación. Muchas aplicaciones funcionan correctamente en el laboratorio, sin embargo, cuando se instalan en la línea de producción de la fábrica no funcionan, porque se ven afectadas por la luz ambiente. En estos casos se debe controlar el ambiente en el que se va a hacer la inspección, bien instalando una carcasa, o utilizando una iluminación con una longitud de onda determinada y una cámara con un filtro para esa longitud de onda.
La iluminación infrarroja está dando muy buenos resultados en aplicaciones en monocromo, especialmente ahora que se disponen de cámaras con una alta sensibilidad al Infrarrojo. Utilizando LED infrarrojos y filtros infrarrojos en la óptica de la cámara, las variaciones en la luz ambiente no afectan tanto a la aplicación, ya que la luz solar y la luz artificial no acostumbra a llevar demasiada emisión infrarroja.