Ópticas para aplicaciones industriales y científicas

En la mayoría de aplicaciones de visión se utilizan ópticas de foco fijo. No es muy habitual utilizar ópticas zoom y menos aún ópticas motorizadas, aunque en ocasiones sean de gran utilidad. En visión industrial la distancia entre los objetos y la cámara acostumbra a ser siempre la misma y el tamaño de los objetos, en una aplicación determinada, también suele permanecer más o menos constante.

Es muy importante ajustar la calidad de la óptica al resto de los componentes del sistema de visión. Por ejemplo, si se utiliza una cámara de alta definición será necesario usar una óptica de muy alta calidad, para aprovechar al máximo las características de la cámara. Del mismo modo, no tiene sentido utilizar una lente de mucha calidad en una aplicación, donde sólo sea necesario distinguir entre objetos oscuros o claros.


¿Cuál es la mejor lente para una determinada aplicación?

La óptica a utilizar en una aplicación depende entre otros de los siguientes factores:

• ¿Qué campo de visión se desea abarcar?

• ¿Cuál es la distancia que debe haber entre la cámara y el objeto a examinar?

• ¿Qué tamaño tiene el sensor de la cámara y cuál es el tamaño de sus píxels?

• ¿Qué profundidad de campo es necesaria en la aplicación?

• ¿Qué resolución se necesita?

• ¿Es aceptable cierta distorsión en la imagen?

• Las pérdidas de luminosidad en los bordes de la imagen ¿pueden ser un problema?